Ver ArtistaGermán Gedovius

Biografía
Nace sordomudo, en la ciudad de San Luis Potosí el 1 de marzo de 1866. Fueron sus padres don Germán Gedovius y doña María Teresa Huerta de Gedovius, quienes le enseñaron a entender a los demás con el movimiento de sus labios. El pequeño Germán, para expresarse no empleaba la mímica sino el dibujo, por lo que en muy poco tiempo afirmó sus líneas y cobró una habilidad extraordinaria para dibujar sus ideas con gran expresividad y rapidez. Su padre, comerciante en el negocio de ferretería en la capital potosina, quería que su hijo continuara el negocio, pero dada su limitación congénita, no pudiendo dialogar con los clientes, lo puso en el Departamento de Contabilidad haciendo facturas y efectuando cobros. No obstante, Germán iba cuantas veces podía a darse cuenta de cómo trabajaban los pintores que usaba su padre para decorar la casa. Con los centavos que le daban sus padres como pago de su trabajo, el muchacho se compró unas pinturas en polvo que mezcló con harina y aceite de comer. Con estos ingredientes trazó su primer cuadro en un trozo de manta: una imagen religiosa. Un alemán, amigo de sus padres que visitó cierta vez la ferretería, encontró los dibujos de Germán muy aceptables, al grado que pidió a los padres del muchacho que se lo confiaran para llevarlo a Alemania, donde estudiaría pintura y, quizá, podría ser curado de su mal. El viaje no se realizó, pero desde entonces sus padres lo dotaron de los materiales necesarios para realizar sus obras artísticas.
Un maestro de pintura le impartió clases particulares y tal fue su aprovechamiento que cuando el niño tenía sólo dieciséis años fue enviado a la ciudad de México a la Academia de San Carlos, donde trabaja con Salomé Pina y Rafael Flores.
Al cumplir veinte años, y después de cuatro años de estudio en San Carlos, fue enviado por su padre a Alemania para seguir sus estudios y para recibir tratamiento médico en clínicas especializadas, lo que logra con éxito, pues después de un año de esfuerzos médicos, empieza a hablar, aprendiendo el alemán. Una vez logrado esto, se traslada a Munich, en cuya Academia Real aprende a dibujar al carbón y reinicia su clase de pintura. El maestro Herteri lo perfeccionó en el dibujo al natural y Wilhelm von Dior lo inició en la técnica del color. Desde Alemania pudo visitar todos los museos de Europa, sobre todo los de Alemania, Holanda, Bélgica, Francia e Italia. Decide regresar a México, pero antes pintó su famoso Autorretrato, uno de sus más famosos cuadros, en el cual viste de caballero flamenco, como arrancado de un cuadro de Rembrandt o Franz Halls, lo que le valió una medalla de oro en la Academia Real de Munich. Por fin vuelve a México en 1903, después de una fructífera estancia de diecisiete años en Europa, para la alegría de sus padres. Vuelve a la Academia de San Carlos donde fue nombrado profesor de claroscuro, substituyendo a Fabrés en la cátedra de composición y colorido. Fue un caso triste el de Gedovius, quien vivió sus últimos años pobre y olvidado, muriendo en la capital de la República en mayo de 1937.
Dos de sus obras más famosas fueron, además de su "Autorretrato", el retrato del diplomático Luis Quintanilla realizado en 1903, el que ha sido considerado como uno de los retratos de primer orden. Otras de sus obras fueron: "Convento del Carmen", "Sacristía de Tepotzotlán", "Amapolas", "Retrato de la señora Rondero", "Tarde de Verano", "Cabeza de viejo", etc... Su estilo es el de un pintor académico romántico.
Obras de Arte

Germán Gedovius
Portrait of Ana Julie Grillo Peoh
1917
oil on canvas
Leer más...

Germán Gedovius
Paisaje

watercolor
Leer más...