Antonio Salas Aviles

,

BIOGRAFÍA

Antonio Salas Aviles nació en Quito, Ecuador en 1784. Hijo legítimo de Juan Salas de profesión sastre y de Josefa Avilés, quiteños de la parroquia de Santa Barbara. Muy Joven entró de aprendiz al taller de pintura del Maestro Bernardo Rodríguez y después al de Manuel Samaniego, que abandonó cuando este fué encarcelado por orden de la Audiencia, acusado de infidelidad conyugal. Allí aprendió a tratar temas de carácter religiosos muy en boga por entonces y como estaba poseído de fecunda imaginación no se limitó a copiar como gran parte de nuestros artistas, pues también trabajó obras originales. Entre 1804 y el 14 pintó para la iglesia del Quinche con otros artistas. Por el libro de Cuentas se conoce que pintó el Recamarín y la Colgadura de la Virgen. Ya era considerado el jefe del Gremio de Pintores de Quito, compuesto principalmente de Diego Benalcázar, Antonio Silva, Mariano Rodríguez, José Cortés Alcocer y Mateo Navarrete. Es importante mencionar que al advenimiento de la independencia y luego de la República, la pintura quiteña se abrió a nuevas posibilidades que Salas aprovechó hasta convertirse también en el más afamado pintor de esos períodos. Muy joven había casado con Tomasa Paredes de quien tuvo tres hijos. Viudo casó de nuevo con María Mercedes Estrada, quien le dió numerosa descendencia, dieciseis hijos. Hacia 1822 tuvo relaciones con la empleada doméstica Josefa Cansino, de raza mulata en la que tuvo un hijo, para cuya mantención pasaba dos reales diarios. En 1823 comenzó a restaurar 17 cuadros grandes, 10 medianos y 12 chicos de la Capilla de Nuestra Señora del Rosario por 148 pesos.

Obras de Antonio Salas Aviles

Galerías que representan Antonio Salas Aviles

Artistas Relacionados