Ver Noticias La cara de Dalí en una moneda de protesta en Brasil

Detalles de La Noticia


1 records found in 1 pages.

La cara de Dalí en una moneda de protesta en Brasil

La cara de Dalí en una moneda de protesta en Brasil

La cara de Dalí en una moneda de protesta en Brasil

Creado en alusión al real, el surreal es mencionado en Facebook para denunciar los precios exorbitantes de Río de Janeiro

"Los precios en Río de Janeiro están tan caros, que la moneda de Brasil debería llamarse surreal, en lugar de real". Después de leer esto en un post de Facebook, la periodista Patrícia Kalil, de 35 años, fue al ordenador, abrió el Photoshop, puso en la pantalla la imagen de un billete de real, y cambió el dibujo de la esfinge de la república por la cara de Salvador Dalí. Listo, estaba creado el surreal.
La nueva moneda fue divulgada por Patrícia Kalil en Facebook, y en cinco horas ya había sido visualizada por más de 50.000 personas. Aquella misma tarde, un grupo contactó con la periodista y creó una página llamada Rio $urreal – Não Pague. El espacio, que ya tiene más de 100.000 seguidores, se utiliza para que las personas compartan relatos sobre precios absurdos con los que se han encontrado en Río de Janeiro; precios como seis reales (o surreales) por un café (1,85 euros), 25 por una porción de patatas fritas (7,70 euros), o cien por una tortilla de gambas (30,90 euros). No, Patrícia y muchos otros, no pueden pagar esos tres dígitos por una tortilla, ni aunque sea de gambas. "Si al menos fuera de gambas criadas en aguas especiales, pero no, lo era de una gambita de esas que te cuestan 20 reales (6,18 euros) el quilo en la feria", explica Patrícia Kalil en Facebook.
Para comprender mejor el expresionismo de estos precios, vale mencionar que el 66% de los brasileños cobran menos de 2.000 reales al mes (618 euros), mientras que un 4% tiene una renta de entre 6.000 y 13.000 reales (entre 1.850 y 4.017 euros) y sólo un 1% recibe más que eso. Los datos son de una pesquisa hecha por el instituto Datafolha, divulgada el pasado noviembre. ¿Y cómo ha nacido ese surrealismo en Brasil? Se cree que de la unión entre la ganancia empresarial y los tributos elevados.
Patrícia Kalil ha vivido en países de África y Europa, y en Estados unidos. En Brasil es donde sus sueldos tienen menos valor: "En otros países puedes tener un puesto de trabajo menos glamuroso, pero consigues mantener un sueldo digno de vida".
La periodista afirma que "Brasil es el país de las desigualdades sociales", que nunca se ha preocupado por el acceso al consumo de los no ricos. "La clase media siempre se endeudó con préstamos para pagar las cuentas y eso sucede igual ahora con la nueva clase media, que ascendió a esa condición en razón de los programas de renta del Gobierno, que hoy sostienen un cuarto de la población" explica.
Más allá de los altos costes de la comida, están los altos costes de los inmuebles, de los alquileres, de las ropas, de las sillas de playa, de los coches, de los peinados en las peluquerías, de los muebles, de los aparatos electrónicos. Fijémonos en ellos. La videoconsola Playstation 4, por ejemplo, llegó a Brasil por 4.000 surreales (1.236 euros). Por el mismo precio, es posible viajar hasta Nueva York, hacer un paseo por Manhattan y volver con la videoconsola bajo los brazos.
"Históricamente", observa Patrícia, "los consumidores brasileños nunca supieron unirse para decir que no aceptan un precio". Ella incentiva el boicot de todo que pueda ser boicoteado, ya que hay cosas que no se pueden boicotear, sino aceptar y pagar, como el alquiler de un piso.
Además de la página en Facebook que denuncia los precios de Río de Janeiro, otras páginas hacen lo mismo con los valores ofrecidos en algunas capitales del país, como Sao Paulo, Brasília y Belo Horizonte. El surrealismo de las cifras en Brasil se propaga por los Estados, y tendrá trazos aún más exorbitantes en el Mundial de Fútbol. Alojarse en un hotel, un billete aéreo o el alquiler de un piso para la prensa, ya se anuncia que estará supervalorado durante el evento.
O sea, habrá un surrealismo más surrealista, ahí es nada, algo que ni Dalí, el padre del surrealismo, quizá pudiera concebir.

Fuente:lavanguardia.com

Obras de Arte

Yishai Jusidman
The Economist Shuffle #5
2006
oil and egg tempera on wood
Leer más...

Joseph Riera i Arago
Green Propeller Airplane
2003
Oil on canvas
Leer más...

Mateo Lopez
61 Drawings, Motorcycle Parts
2007
pencil on paper
Leer más...

Vladimir Muhvich
Between Lines #02
2003
Installation in collage. 4 double-sided panels. Etchings in Japanese paper. Acrylic cover, polished with emery.
Leer más...

Mónica van Asperen
de la serie Irrupcion (2)
2005
Photographie
Leer más...

Marcelo Jiménez Santos
Xtabay
2012
acrílico sobre lienzo
Leer más...

Angelica Caporaso
La Manifestation
1970
color viscosity etching
Leer más...

Gloria Muñoz
Dibuixos antics II
2002
Lithograph
Leer más...